Mar,
tierra húmeda,
vergel de corales estáticos,
manojo de algas bailando en su espesura,
orilla longitudinal,
cordón de piedras móviles,
Mar,
cielo de nubes espumosas
donde un barco, tímido, se mece
y viaja al infinito,
allá donde las gaivotas
se alimentan del sol.
Hay quien quiere ser pez abisal
para gozar la dicha de la profundidad.
Mar,
mar o poema.
Estar ahí y no abarcarlo todo.
Un cangrejo huye hacia la roca socavada,
pero las manos de un niño no pueden atraparlo.

Poema de Ada Soriano


Pedro Brito 2015

info@pedrobrito.eu